});

martes, 17 de mayo de 2016

Acido Glicólico

Cuando se trata de renovar y regenerar la epidermis, el ácido glicólico se convierte en el rey indiscutido.  Tiene dos funciones muy importantes;  una estética, que tiene que ver con la exfoliación e hidratación, dejando la piel suave y luminosa, y otra que es mucho más relevante, que es la capacidad por estímulo externo de rejuvenecer y revitalizar la piel, aportando más oxígeno y nutrientes.

Pertenece a la familia de los Alfa Hidróxido Acido (AHA), un grupo de ácidos presente en varios productos naturales, el glicólico, específicamente, se extrae de la caña de azúcar.

Penetra en la capa de piel más profunda y ayuda a desprender las capas de células muertas que se acumulan en la superficie, mejorando significativamente su apariencia y textura.

Es un perfecto aliado para ir borrando esas líneas de expresión. Va bajando considerablemente el tono de las manchas, las cicatrices van desapareciendo y controla el sebo, por lo que las personas que tienen acné es imperioso su uso.

Recomiendo no usar sin la revisión de la piel de un especialista.  Puede quemar la piel. Y solo usar de noche. Mancha la piel al contacto con el sol.

Una gota antes de acostarse y listo!

0 comentarios:

Publicar un comentario