});

jueves, 9 de diciembre de 2010

Y llegó la época de la Sandía!!


He aquí algunas de sus propiedades:

Baja en calorías: A pesar de su gusto dulce, la sandía contiene un bajo porcentaje de hidratos de carbono en forma de azúcares. Por lo tanto es de escaso valor energético y calórico. Posee importantes sustancias bioquímicas que son necesarias para desarrollar una buena salud, somo vitaminas, minerales y enzimas.

Es antitoxinas: El jugo de la sandía es mineralizante, por lo que ayuda a limpiar bien la sangre y los tejidos de impurezas.

Favorece la lactancia: Es un buen alimento para madres en período de lactancia, ya que fluidifica la leche materna y la hace más fácil de digerir para el bebé.

Es antifebril: Las personas con fiebre pueden ingerir jugo de sandía previamente colado y en cucharadas, este aporta sustancias nutritivas, refresca y calma la sed.

Es diurética: La sandía aumenta la secreción de orina, facilitando la eliminación de impurezas por esa vía. Recomendable para los enfermos de la próstata, riñones y vías urinarias, también es favorable para las personas con problemas de hipertensión y para los obesos que retienen líquidos en los tejidos.

Es laxante: La sandía es una fruta que contiene fibra, por lo que posee una acción suavemente laxante. Mejora y acelera el tránsito del intestino. No se recomiendo a personas que padecen trastornos dispépticos.

Es antirreumática: La sandía aporta minerales alcalinos que ayudan a eliminar los ácidos acumulados en el organismo. Recomendada para los enfermos con gota, artritis, reuma y ciática.

Es anticatarro: Se recomienda preparar un vaso con jugo de sandía (colado) con una cucharada de miel, calentar y tomar tres cucharadas cada 2 horas, entre comidas o antes de ir a dormir.

0 comentarios:

Publicar un comentario