});

martes, 30 de noviembre de 2010


Las personas que consumen muchos carbohidratos refinados siempre están cansadas y en desgano. Además, se les afectan las emociones, porque cuando una persona está muy débil o falta de energía o con sueño también se pone intolerante. La gente adicta a los carbohidratos tiende a tener serios desbalances hormonales en su cuerpo, lo cual produce estados mentales y emocionales que no son agradables. Sí, lo que comemos impacta nuestras emociones y actitudes porque afecta nuestro sistema hormonal.

0 comentarios:

Publicar un comentario