});

martes, 13 de abril de 2010

Masajes Faciales

No prestamos suficiente atención a los músculos de la cara y el papel que desempeñan para tener una piel tersa y libre de arrugas.

Si aplicamos masajes sobre el cuerpo para mantenerlo joven y firme, ¿por qué no aplicar el mismo principio a los músculos del rostro?

Hay varias razones por las que a los músculos del rostro no se les presta la misma atención que a los del cuerpo. Por un lado creemos que hay otros métodos, (cosméticos, cirugía,...) más inmediatos para conseguirlo y por otro desconocimiento de la complejidad y la importancia para nuestro aspecto de la musculatura de la cara.

Observemos detenidamente un rostro cuidado con la musculatura elástica y tonificada. Toquemos el contorno de ojos, ni un atisbo de flacidez, ni una arruga. Ofrece la misma resistencia que unos abdominales entrenados.

La musculatura facial consta de cincuenta y siete músculos que hay que trabajar con unos movimientos y toques muy concretos. Su práctica estimula la circulación y oxigena los tejidos, lo que hace que mejore el tono de la piel. Como por otra parte este ejercicio pasivo hace que los músculos ejercitados aumenten en tamaño y fortaleza, el rostro adquiere firmeza y sus volúmenes se definen.

Los masajes faciales son fantásticos para evitar las tensiones que se van reflejando a lo largo de la vida, y generalmente de forma negativa en nuestra expresión facial.

Son mejoras que se aprecian a simple vista: el contorno de ojos es la zona más agradecida porque la tonicidad de los músculos orbiculares elimina las bolsas y las ojeras; se atenúa el pliegue que va desde la nariz a la comisura de los labios y el óvalo gana firmeza.

Los pómulos toman firmeza y se destacan.

Las arrugas comienzan a desaparecer y,

Una última ventaja, como los músculos de la cara son más pequeños que los del resto del cuerpo, reaccionan a los masajes mucho más rápidamente.
Cualquier duda o consulta no dudes en hacerla, escribiendo a info@licetteacosta.cl

0 comentarios:

Publicar un comentario