});

jueves, 4 de febrero de 2010

Avena para la piel!

Cada vez son más los productos cosméticos que contienen este ingrediente, por su larga lista de bondades.
Posee propiedades hidratantes, emolientes y reestructurantes que ayudan a mejorar el aspecto de la piel, y aporta un conjunto de antioxidantes naturales que detiene el deterioro prematuro.


Además de un agradable aroma, la avena posee microesponjas que aseguran un efecto reestructurante y tiene la capacidad de adaptar el PH en sus valores fisiológicos (5,5).

Por si fuera poco, este cereal actúa como suavizante, descongestionante y antiprurito, por lo que resulta ideal para el cuidado de pieles sensibles, secas, irritadas o con dermatitis.

Los especialistas aseguran que no existe ninguna contraindicación y se dice que otra de sus funciones es que ayuda a aclarar la piel. y si lo que se quiere combatir son manchas, avena, miel de abeja y yogur producen un efecto clarificador.

Hay dos variedades para usarla: en hojuelas la exfoliación es mayor, este procedimiento es recomendado para quienes sufren de acné y oleosidad; y para pieles normales o mixtas lo ideal es hacer la mascarilla con el polvo de la avena.

Mascarillas a base de avena

Exfoliante y limpiador: Mezcle 1/4 taza de avena y una cucharadita de miel. Si quiere puede ponerle también 2 cucharadas de yogur sin sabor ni azúcar. Aplíquelo sobre la piel limpia y húmeda. Déjelo 15 minutos sobre la piel.

Hidratante y rejuvenecedora: Mezcle una yema de huevo, el zumo de un limón y unas cucharadas de avena molida. Una vez mezclada, aplíquela sobre el rostro y cuello, previamente limpios. Cuando la pasta haya secado totalmente, enjuague con agua tibia, y finalice con agua fría, para sellar los poros.

0 comentarios:

Publicar un comentario